Comercialización de café

Desde hace varias décadas, la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia implementó un proceso de comercialización diseñado para garantizarle a todos los productores del país la compra de su café, al mayor precio posible y en el lugar más cercano a su finca.  

Existen en la actualidad 33 Cooperativas con 530 puntos de compra distribuidos en el territorio colombiano, las cuales son un instrumento fundamental para asegurarle al productor que siempre tendrá un comprador cerca a su finca dispuesto a pagarle en efectivo y a un precio de mercado justo. cuando el café ingresa a la Cooperativa, se procede a verificar su calidad física para determinar el grado de humedad y establecer el porcentaje de almendra sana para pagar así los incentivos correspondientes por calidad.   






Después de que el CPS cumple con los procesos al interior de las cooperativas, se transfiere a las trilladoras. Allí los granos se clasifican por tamaño, peso, densidad y color, se trillan transformándolo en café verde excelso tipo exportación y se almacenan para que puedan también segmentarse por tipos de café, de acuerdo a las exigencias de los diferentes clientes.

Las trilladoras se encargan del transporte del café verde para exportar, desde sus bodegas y centros de trilla hasta los puertos colombianos de embarque, donde se envía a clientes a diferentes mercados en el mundo. Además, en todos los puertos se verifica la calidad del café. Sin embargo, el trabajo de la FNC de protección de la calidad y del origen no termina allí, pues en los principales mercados también se hacen muestreos para determinar la calidad y autenticidad del café comercializado como 100% colombiano, y garantizarles a los consumidores que están recibiendo realmente un auténtico café de Colombia. 

Debido a este completo y riguroso proceso comercial, el café de Colombia y la institucionalidad cafetera que lo respalda han sido reconocidos ampliamente a nivel mundial. 


Whatsapp Whatsapp